Vermut caliente: ¿Curioso verdad?

Hablamos de innovación empezando por la tradición: el origen del vino caliente remonta al siglo II. Fue creado por los romanos que calentaban vino para defenderse del frío invernal. A medida que los romanos conquistaban gran parte de Europa, su pasión por el vino caliente se extendió a todo su imperio y las regiones con las que comerciaban.

Su popularidad continuó creciendo a lo largo de la edad media: el vino caliente se mezclaba con especias con el objetivo de evitar enfermedades, y se usaban también hierbas y flores como edulcorantes naturales, de forma que vinos de baja calidad adquirieran mejor sabor.

Con el tiempo, el interés por el vino caliente se desvaneció en toda Europa, excepto en Suecia, donde su popularidad siguió aumentando. El Klaret (vino de Rhen, azúcar, miel y especias) y el Lutendrank (varias especias, arándanos, vino y leche) son solo dos de las muchas variedades de vino caliente que los suecos hicieron famosas ya a partir de 1500.

Especias para el vermut caliente
El hábito de añadir especias al vino caliente remonta a la Edad Media

Todas esas alternativas se indicaban con el nombre colectivo Glögg, mencionado por primera vez en 1609: hoy en día el glögg es una parte crucial del período previo a la Navidad en Suecia, y los suecos suelen organizar fiestas de Glögg en los fines de semana en diciembre, y siempre el 13 de diciembre, día de Santa Lucia.

El el resto de Europa el vino caliente empezó a asociarse con la Navidad a partir del final del siglo XIX y su consumo se popularizó en muchos países de Europa, adquiriendo diferentes nombres y recetas únicas en varios países:

Vermut caliente con especias
Glühwermut, el novedoso vermut caliente de Las Vermudas

Glühwein (Alemania)
Mulled Wine (Reino Unido)
Vin Brulé (Italia)
Vin Chaud (Francia)
Bisschopswijn (Holanda)

En el día de hoy, el vino caliente sigue siendo una tradición navideña, ahora renovada por los mixólogos de Las Vermudas: el Glühwermut, nuestro novedoso vermut caliente, se prepara con una base de vermut dulce obtenido con una maceración de 30 hierbas y especias, y luego se infusiona con canela, cardamomo, macis, nuez moscada, azahar, enebro, agracejo, hisopo y piel de naranja.

El resultado calienta cuerpo y espíritu, así que ya sabes, en caso de frío: ¡Glühwermut!